Nuevas recetas

Guía regional de barbacoa, además de los vinos para acompañarlos

Guía regional de barbacoa, además de los vinos para acompañarlos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Maridaje de vinos con el mejor asado del país

Anteriormente mencioné que puede obtener una aproximación cercana a la barbacoa en una parrilla, usando calor indirecto y el ligero ahumado que proporciona la parrilla, reforzado por algunos trozos de madera humeantes si lo desea, para darle ese sabor a barbacoa. Sin embargo, en última instancia, es solo eso, una aproximación cercana. El verdadero "taco" debe fumarse lentamente, y para eso realmente se necesita un fumador. ¡Pero no todo está perdido!

Si bien la textura y el sabor de su carne dependen del tipo de cocción al que la someta, siempre puede agregar el toque final de una verdadera barbacoa a cualquier receta simplemente usando la salsa adecuada o un toque seco. Las innumerables salsas regionales para barbacoa que forman el panteón del verdadero "cue" son uno de los tesoros culinarios de este país. Solo las Carolinas tienen cuatro estilos distintos de salsas, cada una de las cuales aporta algo único e intrigante a la mesa.

Costillas al estilo de Memphis
Pero 'cue no se basa solo en salsas. El uso de masajes secos también sirve para distinguir el estilo regional de asar a la parrilla, siendo los estilos de Memphis y Texas los más estrechamente asociados con este método de preparación. Me encanta usar un masaje seco cuando asado a la parrilla, y lo prefiero a las preparaciones con más salsas, pero espero que las ideas presentadas aquí te inspiren para encontrar tu propio estilo de barbacoa.

Sin embargo, para comenzar, comencemos con una preparación clásica de Memphis Dry Rub.

Las costillas ahumadas, picantes y solo un poco dulces y secas para frotar realmente no necesitan salsa para tener un buen sabor, aunque soy partidario de combinarlas con algo parecido a la clásica salsa barbacoa del este de Carolina para obtener una profundidad adicional de sabor carnoso y un poco mordedura ácida. Petite sirah, con su acidez jugosa y robusta, si los sabores simples de frutas son mi vino para las costillas al estilo de Memphis.

Prueba: Girard Petite Sirah

Haga clic aquí para encontrar más maridajes regionales de barbacoa y vino.

- Gregory Dal Piaz, Snooth


Una guía completa de la historia y el legado de las salsas para barbacoa de Carolina

Si bien ciertamente no queremos insultar a la gran barbacoa de Texas, Memphis y Kansas City, la región de Carolina del Sur tiene el título de los estilos y salsas más tradicionales y regionales. Y nada es más divisivo en las Carolinas que la salsa barbacoa. Siga leyendo para obtener una guía de las tres salsas clave de la región.

La técnica de cocinar animales enteros a fuego lento y lento sobre una llama, también conocida como barbacoa, está bien documentada como una técnica de cocina de los nativos americanos; sin embargo, el uso de salsas regionales específicas es un fenómeno relativamente moderno. No fue hasta que comenzaron a abrirse puestos de barbacoa y restaurantes comercializados en todo el sur a principios del siglo XX que comenzaron a aparecer esos diferenciadores cruciales empaquetados en botellas exprimibles. Hoy en día, no hay ningún lugar donde estas salsas en particular sean más importantes que en las Carolinas.

Como escribe el historiador de alimentos Robert Moss en su libro, Barbacoa: la historia de una institución estadounidense, las especialidades regionales de barbacoa comenzaron a codificarse a principios del siglo XX. A medida que más estadounidenses comenzaron a mudarse a las ciudades, comenzaron a aparecer restaurantes y puestos de comida para ayudar a alimentar a una fuerza laboral más móvil. Para aquellos en el negocio de las barbacoas, tenía un buen sentido económico cocinar y servir el ganado y los productos que eran más baratos y más fáciles de conseguir. Y debido a que en este momento, la refrigeración no estaba ampliamente disponible, los cocineros de barbacoa necesitaban limitar los menús a lo que se podía cocinar y vender en un corto período de tiempo. Esto significaba que, mientras que las barbacoas del siglo XIX tendían a ser grandes, laberínticos, al estilo de comidas compartidas, los florecientes restaurantes de barbacoa se apegaban a unas pocas especialidades sencillas: un cerdo entero cocinado por fin de semana y un par de acompañamientos. Estos platos y técnicas se volvieron, con el tiempo, característicos de ese restaurante o región. Las salsas servidas al lado siguieron su ejemplo.

Hay cuatro salsas distintas (bueno, cinco, si cuentas la mezcla de ketchup y mostaza conocida como "salsa de óxido") servidas con barbacoa en todas las Carolinas: vinagre y pimienta, mostaza, tomate ligero y tomate pesado, pero en realidad son los tres primeros que son los más importantes para la región. Dejaremos tomate pesado a Kansas City y terminamos el día.

Vinagre y pimienta
Esta salsa picante y ácida que se ve con mayor frecuencia en los restaurantes de barbacoa en el este de Carolina y en la costa norte de Carolina del Sur (o región de Pee Dee) es la más parecida a las primeras salsas de barbacoa y trapeadores utilizados por los nativos americanos. Estas primeras salsas, elaboradas con mayor frecuencia con mantequilla, vinagre, sal y pimienta, se usaban para rociar los animales enteros cocinados sobre huesos para la barbacoa tradicional. En el Caribe, donde los colonizadores registraron la primera evidencia de este tipo de estilos de cocina a la parrilla, la carne se roció con vinagre y pimienta picante. Ya en 1700, Moss ha encontrado evidencia de colonos y sus cocineros africanos esclavizados haciendo lo mismo: usarían una salsa salada y avinagrada para mantener la carne húmeda mientras se cocina, pero la servirían sin salsa.

A medida que la barbacoa se hizo popular en las colonias británicas y, más tarde, en los Estados Unidos, esta misma salsa picante y salada se usó con bastante regularidad. Los primeros libros de cocina, como el de Lettice Bryan Ama de casa de kentucky (1839) y Annabella Hill's El nuevo libro de cocina de la Sra. Hill (1872), describen una barbacoa rociada con esta salsa simple y vestida de manera muy simple, ya sea con limón y mantequilla (en el caso de Bryan) o con un poco de salsa extra (para Hill).

Los primeros pioneros comerciales del vinagre y la salsa de pimienta fueron Adam Scott, de Goldsboro, y Bob Melton, de Rocky Mount. Ambos abrieron en la década posterior a la Segunda Guerra Mundial, sirviendo barbacoa de cerdo entero finamente picado aderezado con una salsa hecha solo de vinagre, sal y pimienta roja y negra. Estos dos hombres llegaron a definir el estilo de Carolina del Este y tuvieron una influencia duradera en la región. La salsa barbacoa de Scott todavía se vende en línea y en las tiendas de comestibles de toda la región, y Melton fue nombrado el "Rey de la barbacoa sureña" por la revista Life en 1958. Su restaurante permaneció abierto hasta 2005.

Tomate claro o estilo Lexington
La salsa de barbacoa que define al estilo de Piedmont y el oeste de Carolina del Norte, que básicamente toma una salsa de estilo oriental y agrega suficiente salsa de tomate (o ingredientes similares a la salsa de tomate) para un poco de dulzura y cuerpo, entró en uso después de que la compañía Heinz comenzara a producir en masa lo que hoy conocemos como salsa de tomate al estilo estadounidense a principios del siglo XX. La mayoría de los escritores e historiadores dan crédito a la influencia alemana por esta salsa.Los inmigrantes alemanes fueron influyentes en la región y prefirieron cocinar con paletas de cerdo en lugar de cerdos enteros (otra característica definitoria de la barbacoa al estilo de Lexington), y se dice que crearon la salsa para imitar la salsa. Sabor agridulce de platos de Alemania.

Este estilo de barbacoa se comercializó en 1919, con la apertura de dos puestos por Jess Swicegood y el equipo de dos personas formado por Sid Weaver y George Ridenhour, ambos en Lexington, Carolina del Norte. Esta barbacoa, nuevamente, fue hecha completamente con paleta de cerdo, por lo que es un poco más grasosa y jugosa que sus contrapartes orientales. También suele estar mucho más picado o incluso en rodajas, lo que en realidad puede ser una mejor explicación para la salsa más espesa que cualquier otra cosa. Las salsas finas con vinagre tienden a desprenderse de los grandes trozos de carne de cerdo desmenuzada o picada, ese poco de grosor extra del ketchup le da el cuerpo que necesita para permanecer firme en su lugar en la carne de cerdo. (¡Pero esto es solo la especulación de una persona!)

Mostaza
La salsa de mostaza amarilla, la más polémica de todas las salsas para barbacoa de Carolina, es una mezcla hiperregional originaria de la región central de Carolina del Sur. Si bien hoy puede encontrarlo apareciendo en otros lugares del sur (B's Cracklin 'en Atlanta sirve una salsa de melocotón y mostaza), históricamente ha sido algo en el centro de Carolina del Sur, y solo eso.

Su historia no está bien documentada, algunos dan crédito, nuevamente, a los inmigrantes alemanes (¡cerdo y mostaza!), Mientras que otros afirman que fue la creación de la ahora infame familia Bessinger. Independientemente, fue Maurice Bessinger, un devoto supremacista blanco, quien primero comercializó la salsa y fue responsable de su popularidad en la región. A fines de la década de 1970, se había extendido desde el condado de Newberry (al oeste de Columbia) hacia el este hasta Charleston y hacia el norte hasta el lago Marion y el lago Moultrie. Moss informa que ha encontrado salsa de mostaza tan al sur como Jacksonville, Florida, y hoy, poco a poco se ha abierto camino más lejos, pero independientemente de dónde la encuentre, la salsa de mostaza todavía es de color amarillo neón y se mezcla con carne de cerdo picada o desmenuzada.

Cualquiera que sea la salsa que prefiera, sepa que con cada sándwich de puerco desmenuzado, está tomando un gran bocado de la historia del sur.

Kate Williams es la ex editora en jefe de Southern Kitchen. También fue la personalidad al aire en nuestro podcast, Sunday Supper. Trabajó en el sector de la alimentación desde 2009, incluido un período de dos años en America & rsquos Test Kitchen. Kate ha sido chef personal, desarrolladora de recetas, editora de alimentos en un sitio de noticias hiperlocal en Berkeley y escritora independiente para publicaciones como Serious Eats, Anova Culinary, The Cook & rsquos Cook y Berkeleyside. Kate también es una ávida escaladora y ocasionalmente incursiona en carreras de larga distancia. Hace una tarta de melocotón y le gusta su bourbon puro.


LA ÚNICA GUÍA REGIONAL DE BARBACOAS QUE NECESITARÁS & ​​# 8211 Thrillist

Solo hay una cosa más americana que la tarta de manzana: barbacoa. Y no es solo estadounidense porque representa trabajo arduo y dudosa salud. También es estadounidense porque nadie puede ponerse de acuerdo sobre cómo se supone que debe hacerse. Mientras ha habido carne cocida a fuego lento, ha habido discusiones sobre cuál es el mejor estilo regional. Los tejanos conocen la pechuga, pero no se puede negar el cerdo del este de Carolina del Norte o la salsa blanca de Alabama. Reunimos un desglose imparcial de los principales estilos. Depende de usted salir a la carretera y formarse algunas opiniones muy controvertidas.

MEMPHIS
Memphis nos ha dado tanta música & # 8212 Johnny Cash, Aretha Franklin y Justin Timberlake & # 8212, pero la verdadera alma de su ciudad podría seguir siendo su carne ahumada. El primer jugador fue Bozo’s Hot Pit Bar-B-Q, fundado por Thomas Jefferson "Bozo" Williams (no, no ese Thomas Jefferson). Abrió su tienda Mason en 1923, a media hora de Memphis, y el local sigue abierto a pesar de llamarse Bozo's (también fue un lugar de rodaje de la película biográfica de Cash, Walk the Line).

La carne: las costillas de cerdo y los sándwiches de puerco desmenuzado son los clásicos de Memphis, pero no se sorprenda si el suyo viene con un toque local: ensalada de col. El inmigrante alemán Leonard Heuberger del ahora icónico Leonard's Pit Barbecue lanzó su ensalada de repollo a base de mostaza y vinagre como una forma de "estirar" los suministros una tarde cuando la carne se estaba agotando. El combo es tan bueno que compite con la mantequilla de maní y la mermelada, la leche y las galletas, los espaguetis y las albóndigas. Está rico.
La salsa: en realidad, no siempre es salsa. La ciudad se enorgullece de tener un toque seco, posiblemente uno de los aspectos más distintivos del estilo de Memphis, según Memphian Clint Cantwell, famoso por la grillocracia. Cada articulación tendrá su propia receta, pero los ingredientes comunes en un aderezo incluyen sal, pimienta, ajo y pimentón. Si bien hay "costillas mojadas" en Memphis, untadas con salsa, muchos (incluido Cantwell) creen que la frotación en seco realmente deja que la carne brille.
Los íconos de la vieja escuela: Heuberger de Leonard’s Pit Barbecue, sin lugar a dudas. Luego está el fundador de Rendezvous, Charlie Vergos, quien abrió sus puertas en 1948, convirtiendo un conducto de carbón en un pozo de barbacoa que todavía alimenta el establecimiento de carne ahumada más conocido de la ciudad.
Los nuevos favoritos de la escuela: el estilo de Memphis es tan popular que está disponible en todo el país. Pappy's Smokehouse en St. Louis es solo una de las articulaciones del estilo Memphis en el Medio Oeste. Y podría suponer que Memphis Barbecue Co. está ... en Memphis, pero la campeona mundial de BBQ Melissa Cookston tiene tres ubicaciones, y ni una sola está en Tennessee: Horn Lake, Mississippi, Fayetteville, Carolina del Norte y el monstruoso suburbio de Dunwoody. Georgia.

CAROLINA DEL NORTE ORIENTAL
Eastern NC hace parrilladas a la vieja escuela. Cerdos enteros, vinagre, pimienta y especias. Es por eso que John Shelton Reed, autor de Holy Smoke: The Big Book of North Carolina Barbecue, lo prefiere al estilo occidental del estado. “Esto es lo que era la barbacoa hace 200 años”, dice sobre la práctica culinaria de raíces caribeñas. Debido a que los tomates no eran populares ni de fácil acceso en ese entonces, no se usaron en la salsa. Y como no se usaban en ese entonces, fiel a la tradición, Eastern NC no los usa ahora.

La carne: es todo cerdo o busto en el este de Carolina del Norte.
La salsa: agregue el vinagre con cayena, pimienta negra, pimiento rojo, sal y, a veces, agua. O simplemente bebe el agua porque estarás sudando tu trasero (Boston) frente a ese pozo.
Los iconos de la vieja escuela: Pete Jones, quien abrió Skylight Inn BBQ en 1947. El restaurante sigue siendo un estándar regional en la actualidad. Y B's Barbecue, que, como muchas barbacoas, cierra para el día en que se acaba la comida. Hasta que B recibió un teléfono recientemente, la única forma de saber que estaba cerrado sería un letrero en la puerta & # 8212, aunque teóricamente, quienquiera que apareciera con hambre justo después de ti podía saltarse el letrero y leer la decepción en tu rostro.
Los nuevos favoritos de la escuela: el año pasado, Sam Jones, nieto de Pete, abrió la barbacoa de Sam Jones para ayudar a preservar la tradición del este de Carolina del Norte. Wyatt Dickson de Picnic (Durham) lo está rompiendo. Tiene todos sus cerdos tan perfectamente que es libre de experimentar con otros artículos como sándwiches de cangrejo de caparazón blando, sin mencionar las redes sociales on-fleek.

CAROLINA DEL NORTE OCCIDENTAL
El estilo, también conocido como Lexington o Piedmont, se centra en la paleta de cerdo y se originó durante la Primera Guerra Mundial por una simple razón: los cerdos enteros son realmente pesados ​​y pesan más de 200 libras, aproximadamente el 72 por ciento son "peso vestido" o " peso de la canal ”, también conocido como“ comestible ”. Básicamente, la barbacoa se vendía en la calle en puestos emergentes, y nadie quería cargar alrededor de 144 libras de cerdo.

La carne: a diferencia del cerdo entero, la paleta de cerdo se cocina más rápido y absorbe más sabor, lo que permite que las bocas más hambrientas se alimenten más rápido. La "ensalada roja" o "ensalada de barbacoa" también es un elemento básico del taco al estilo Lexington. Cambiar mayonesa por ketchup también significa que no es necesario refrigerarla demasiado rápido.
La salsa: vinagre, sal, pimiento rojo, y nos atrevemos a decir… ketchup o tomate componen la salsa en el oeste de Carolina del Norte. Tal vez sea menos refinado, según algunos vecinos del este, pero no puedes comer repollo rojo sin él.
Los iconos de la vieja escuela: Lexington Barbecue, también conocido como “The Honey Monk, & # 8221 fue fundada en 1962 por Wayne Monk y es el lugar de nacimiento del estilo. Cómo consiguió Wayne el apodo de "Cariño" es definitivamente algo sobre lo que debe preguntar cuando haga su pedido.
Los nuevos favoritos de la escuela: Little Richard's (eslogan de Winston-Salem: "Eat mo’ pig ") no es exactamente nuevo, fue fundado en 1991. Pero estábamos hablando de la Primera Guerra Mundial hace un segundo, así que ...

CAROLINA DEL SUR
Cuando se trata de la señal de Carolina del Sur, se trata de la mostaza & # 8212, una práctica que nos dieron los inmigrantes alemanes cuyos nombres todavía suenan en la ciudad hoy, mientras restaurantes como Bessinger's, Shealy's y Hite's continúan sirviendo "Carolina Gold ”en suculentas carnes.

La carne: cerdo entero, ahumado en hoyo, picado y salteado.
La salsa: mientras que en algunas partes de Carolina del Sur puede encontrar una salsa picante, de tomate o salsa de tomate o simplemente un brebaje simple de vinagre y pimienta, la región es conocida por su mezcla de mostaza antes mencionada. Carolina Gold se mezcla con vinagre, azúcar morena y otras especias.
Los iconos de la vieja escuela: Maurice Bessinger, quien prácticamente inventó la salsa de mostaza Jackie Hite's Bar-B-Que (Leesville)
Los nuevos favoritos de la escuela: con tres ubicaciones (Sullivans Island, West Ashley y Downtown), Home Team BBQ se está convirtiendo rápidamente en una institución en Carolina del Sur, y la creatividad en la cocina la distingue de las demás. En 2007, las alas de salsa blanca de Alabama se incorporaron al menú, y los chefs experimentan continuamente con pastrami, embutidos e incluso mariscos ahumados. Mientras tanto, Lewis Barbecue se está haciendo un gran nombre en Charleston, donde el texano nativo John Lewis se mudó para perseguir su amor por la carne de cerdo ahumada (aunque todavía hay pechuga de res en el menú & # 8212 puedes sacar al pitmaster de Texas ...).
CIUDAD DE KANSAS
Mientras que Texas es conocida por su falda y Alabama por su salsa blanca, la señal de Kansas City no se centra en una sola cosa. Es inclusivo y esta práctica se remonta a su padre fundador, Henry Perry. Conocido como el "Padre de la barbacoa de Kansas City", comenzó a ahumar carnes en 1907 y nada estaba fuera de los límites de la zarigüeya, la marmota y el mapache, además de la carne de res, y venían envueltos en papel de periódico por solo 25 centavos. Y compartió sus secretos de fumar con la próxima generación para que la parrillada en Kansas pudiera vivir mucho después de su muerte.

La carne: Ya no encontrarás mucho mapache ahumado sobre roble y nogal, pero Kansas City no discrimina cuando se trata de carne y acompañamientos. La pechuga, la paleta de cerdo, las costillas de cerdo, el pollo y, lo más importante, las puntas quemadas son solo algunos de los platos principales. Y no olvide los lados como frijoles horneados, papas fritas y, por supuesto, repollo.
La salsa: La salsa más famosa de la ciudad fue desarrollada por Arthur Bryant. El restaurador comenzó a trabajar para Perry y finalmente se hizo cargo del negocio en 1946, después de la muerte de Perry y la jubilación del hermano de Arthur, Charlie. La salsa a base de vinagre es tan agria y picante que nadie ha podido recrearla. La textura granulada se debe al curry, el comino, la pimienta de cayena, la grasa del hueso y Dios sabe qué más (cualquier cosa que sepa tan bien, a quién le importa).
Los íconos de la vieja escuela: Perry y los Bryant bros ponen la ciudad en el mapa, pero no descartan Gates Bar-B-Q (múltiples ubicaciones). Casi al mismo tiempo que el joven Bryant asumió el cargo, Arthur Pinkard (que también trabajó con Perry) unió fuerzas con George Gates y abrió Gates and Sons Bar-B-Q. Hoy, sus múltiples ubicaciones & # 8212 y salsa icónica & # 8212 son un recordatorio del pasado histórico de la ciudad.
Los nuevos favoritos de la escuela: el Q39 del campeón nacional de barbacoa Rob Magee es solo un niño pequeño, pero sus más de 30 años como chef de formación clásica brillan en cada plato. Es exclusivo en lo que respecta a la señal, pero ¿quién dice que no puede serlo? (Bueno, algunas personas lo hacen, pero no importa). Mike Nickle es el joven maestro de boxes en Lawnside Bar-B-Que de BB, donde los extremos quemados vienen con un lado de blues en vivo. El local también sirve "sundaes BBQ" con ensalada, cerdo desmenuzado, salsa y más (saltemos la crema batida y las chispas ...).

TEXAS CENTRAL
Solo un pozo desgastado conecta los dos nombres más importantes en la señal del centro de Texas. Cuando John Mueller, heredero de la dinastía de barbacoa Louie Mueller, se vio obligado a cerrar su corta vida John Muellers B-B-Q en 2006, se corrió la voz de que su pozo de 1,400 libras se había dejado en el patio trasero. Su antiguo empleado, Aaron Franklin, lo compró por $ 1,000 y pronto se convirtió en uno de los nombres más importantes del estado de la estrella solitaria y del mundo.

La carne: pechuga, pechuga, pechuga y # 8212, pero las costillas de cerdo y las costillas de res también son populares.
La salsa: Depende de donde vayas. En Louie Mueller's es una simple mezcla de salsa de tomate, margarina, cebolla, sal, pimienta y agua Cooper's (Llano) lo hace de manera un poco diferente con salsa de tomate, vinagre, pimienta negra, agua, manteca de cerdo y goteos de pechuga.
Los íconos de la vieja escuela: Louie Mueller (Taylor) tiene al fumador todo el día todos los días & # 8212 tanto que su tragaluz está completamente ennegrecido como resultado. Ha estado abierto desde 1949 y fue el primer local de barbacoa en ser reconocido por la Fundación James Beard.
Los nuevos favoritos de la escuela: Franklin's (Austin) se ha elevado rápidamente a la cima del reino de las señales. Franklin es un ganador de James Beard, un autor, e incluso ha servido al presidente Obama & # 8212, quien compró el almuerzo para toda la infame línea después de que aceleró su propio pedido en 2014.

TEXAS ORIENTAL
“La barbacoa de Texas es un perro callejero luchador”, escribe Robb Walsh en su libro, Legends of Texas Barbecue. Es un error pensar que es solo pechuga, solo carne. A los tejanos del este les encantan las costillas de cerdo, las salchichas y la carne. Y seguro que saben cómo fumarlo, lo han estado sirviendo tanto tiempo como cualquier otra región con la misma habilidad, fervor y sabor.

La carne: ternera y cerdo tiernas (picadas en lugar de rebanadas y, a menudo, servidas en un panecillo), salchicha de cerdo y hot links de ternera.
La salsa: Pesada en la salsa picante. La barbacoa en el este de Texas fue traída por la comunidad afroamericana del sur, y fumar las carnes & # 8212 y untarlas con salsa picante & # 8212 disfrazó los cortes del animal más asequibles y menos deseables.
Los íconos de la vieja escuela: no se puede hablar de la señal del este de Texas sin mencionar el famoso Pit Bar-B-Q de Stanley (Tyler). Ha estado sirviendo a la comunidad durante más de 50 años, pero desde que asumieron el control en 2006, Nick y Jen Pencis han realizado cambios bienvenidos, como agregar servicio de cena, instalar un bar completo y ofrecer música en vivo. Pat Gee's (Tyler), que lleva el nombre de su fallecido fundador, Mack Henry "Pat" Gee, abrió a principios de los sesenta. Ahora operado por sus hijos, Billy Walker y Arthur Gee, sigue siendo uno de los favoritos de la ciudad. Sudarás su salsa icónica (una mezcla de vinagre a base de tomate) por tus poros mientras intentas adivinar el ingrediente secreto de la ensalada de papa.
Los nuevos favoritos de la escuela: el joven maestro de boxes Jordan Jackson dio un paso al frente para resucitar el establecimiento Bodacious Bar-B-Q de Longview en 2015 después de que su padre, el fundador original Ronald Lindsey, se enfermara en los años anteriores. Ha sido un paso de boxes muy exitoso.

ALABAMA
A todos los estados de esta lista les encanta su señal, pero es posible que a Alabama les guste ... un poco más. 2015 fue declarado el "Año de la barbacoa de Alabama" por el departamento de turismo del estado, y durante 365 días los lugareños celebraron el pollo a la barbacoa, los cerdos y la salsa blanca. (No como si no lo hubieran hecho ya, pero esto lo hizo oficial).

La carne: Paletilla de cerdo y costillas de cerdo, pero el pollo sabe mejor con la famosa salsa BBQ blanca.
La salsa: no puedes irte de Alabama antes de probar la salsa blanca con pollo ahumado. Simplemente no puedes. Se remonta a 1925 cuando "Big Bob" Gibson abrió su articulación en Decatur. Mayonesa, vinagre y pimienta originalmente, hoy en día las variaciones pueden incluir jugo de manzana, vinagre de sidra de manzana, sal e incluso rábano picante. Y casi todo el mundo en Alabama lo difunde bien ... casi todo.
Los iconos de la vieja escuela: "Big Bob" Gibson, claramente. Hoy, el campeón mundial de pitmaster Chris Lilly mantiene la barbacoa Big Bob Gibson tan popular como siempre. Y, abierto desde 1984, el Pit Bar-B-Q de Miss Myra (Birmingham) es una parada obligada para disfrutar de pollo húmedo, judías verdes, ensalada de col y más. Pero ahorre espacio para el postre, escuchamos que el pudín de plátano es uno de los mejores de todos los tiempos.
Los nuevos favoritos de la escuela: Saw's BBQ (Homewood) hace cocina sureña simple. Desde 2009, el propietario Mike Wilson ha atraído a una multitud de todo el país. Su menú no confesional presenta elementos de todos los estilos de señal diferentes.


La mejor guía de barbacoa de verano saludable

El Día de los Caídos ha pasado, la escuela y el n. ° 8217 están fuera para algunos y casi terminan para otros, y pronto el verano estará en pleno apogeo, lo que significa que es hora de divertirse con la familia y los amigos en las barbacoas del patio trasero. No sé ustedes, pero me encantan las comidas al aire libre de verano, ¿qué es mejor que disfrutar del buen clima mientras me relajo con amigos? Y, por supuesto, todas esas deliciosas comidas y bebidas de verano que esperamos durante todo el invierno.

Pero cuidado: toda esa delicia también viene con muchas calorías adicionales y comportamientos alimentarios poco saludables mientras masticamos sin pensar junto a la piscina y comemos más carnes grasas, y más en general, de lo habitual. Sin embargo, no hay necesidad de preocuparse & # 8211 I & # 8217 lo tengo cubierto. Antes de salir a la barbacoa después de la barbacoa, mira esto último ¡Guía saludable de barbacoa de verano para que puedas disfrutar de todas las comidas al aire libre de verano sin sacrificar la diversión ni el sabor!

Aperitivos para un nuevo comienzo

Primero, aperitivos. Ninguna parrillada está completa sin algo delicioso para comer antes del plato principal. Pero los bocadillos como las papas fritas y las salsas con queso o cremosas suelen tener un alto contenido de grasas y calorías. En lugar de llenarse de papas fritas y queso, comience con un vaso de agua, concéntrese en socializar con amigos en lugar de la comida, y siga estos consejos para llegar a la cena sin consumir medio día de calorías.

  • Sumerja sabiamente: Sumerja verduras crudas (en lugar de papas fritas) en hummus o salsa (pruebe la salsa de sandía que se muestra arriba). Las verduras agregan fibra de relleno con poca grasa para conservar. El guacamole también es una opción saludable, pero puede tener un alto contenido de calorías si come demasiado. Lo que nos lleva a ...
  • Cuida tus porciones: Una porción de papas fritas es de aproximadamente 15 papas fritas, y mantenga su salsa en aproximadamente 1/4 de taza para mantener las calorías bajo control. Tome un plato pequeño y siéntese en una mesa en lugar de comer en el buffet para que le ayude a controlar cuánto está comiendo. Además, ¡no querrás estropear tu cena!

Recetas para probar

Carnes del plato principal

A continuación, hablemos de los platos principales, que generalmente consisten en una variedad de carnes a la parrilla. Las carnes magras son una gran fuente de proteínas y son muy deliciosas a la parrilla, solo asegúrese de usar estos consejos para navegar sabiamente por las opciones de platos principales.

  • Mantenlos delgados. Ase a la parrilla pechugas de pollo sin piel (ya sea con hueso o chuletas), asado londinense, lomo de res, empanadas de carne molida extra magra, hamburguesas magras de pavo, salmón o atún.
  • Cuidado con esos perros. Los hot dogs regulares pueden no ser muy altos en calorías (

180 por perrito caliente), pero están llenas de sodio y grasas saturadas (

Recetas para probar

Lados simples y coberturas de amplificador

Las guarniciones a la barbacoa pueden ser acompañamientos deliciosos y nutritivos para la proteína a la parrilla que elijas, pero también pueden convertirse rápidamente en una pesadilla nutricional. Manténgalo saludable con estas simples reglas generales.

  • Consume verduras: ¡Llene la mitad de su plato con verduras como una ensalada verde o verduras a la parrilla como calabaza de verano y champiñones portobello!
  • Deshazte de la mayonesa: Muchas ensaladas preparadas como ensalada de papa, ensalada de macarrones y ensalada de col están hechas con toneladas de mayonesa, lo que significa que pueden contener hasta 22 gramos de grasa (generalmente saturada) por taza. Haga su propia versión y cambie el yogur griego natural sin grasa por mayonesa, o pruebe un aderezo a base de mostaza o vinagre.
  • Preste atención a las coberturas: Los aderezos pueden convertir rápidamente una hamburguesa de una comida sensata en una bomba de calorías y grasas, así que cúbrela con prudencia. Las verduras frescas, la mostaza, los encurtidos, la salsa y el aguacate son opciones sabrosas y saludables.

Recetas para probar

Las cosas dulces

¡Cada gran comida al aire libre viene con postre! No sienta que tiene que privarse de algo dulce, simplemente manténgase alejado de las golosinas pesadas y siga estos consejos.

  • Ir por la fruta: ¡La fruta asada es una de las mejores formas de disfrutar de la dulzura natural del verano! O disfrute de una ensalada de frutas con menta fresca para un postre ligero y refrescante.
  • Pruebe una golosina congelada: Las paletas heladas hechas con fruta fresca o congelada y yogur helado son dos formas deliciosas de refrescarse después de la cena en una calurosa noche de verano sin acumular calorías.

Recetas para probar

Beber sabiamente

¡Ninguna guía saludable de barbacoa de verano está completa sin las bebidas! Está perfectamente bien relajarse con una bebida o dos en una parrillada de fin de semana. Estos consejos pueden ayudarlo a beber de manera inteligente.

  • Hidrátate primero: Asegúrese de mantenerse hidratado con agua sin calorías o té helado sin azúcar. El agua con gas con lima también es una forma refrescante de aumentar la ingesta de líquidos. Y siempre alternar las bebidas alcohólicas con agua.
  • Evite las bebidas azucaradas: ¡Las bebidas heladas y los cócteles azucarados se suman rápidamente! ¡Una sola margarita congelada puede tener hasta 500 calorías! Las calorías de las mezclas azucaradas como los refrescos e incluso los jugos de frutas también se acumulan rápidamente. Quédese con agua o agregue agua mineral con gas y lima a su bebida espirituosa preferida, o elija cerveza ligera o vino. Y no se olvide de ofrecer una ración saludable (es decir, una bebida para las mujeres y dos para los hombres).

Recetas para probar

Eso no es demasiado doloroso, ¿verdad? Definitivamente no tienes que renunciar a tus comidas al aire libre de fin de semana para mantenerte saludable este verano, ¡solo elige sabiamente y mantendrás el rumbo y te divertirás! ¡Feliz asado a la parrilla!

¿Quieres aún más recetas para tu barbacoa de verano más saludable? ¡Eche un vistazo a nuestro resumen de más de 70 recetas saludables y deliciosas para barbacoa en el patio trasero o este resumen del Día de los Caídos para obtener más inspiración!


Barbacoa de Texas

Al igual que la barbacoa de Carolina, la barbacoa de Texas consta de varios estilos diferentes de cocción; de hecho, hasta cuatro, dependiendo de cómo se cuente. Pero a diferencia de la barbacoa de Carolina, en Texas, todo se trata de la carne de res.

Probablemente, la barbacoa más clásica de Texas es el llamado estilo Central Texas, que en un momento dominó una amplia región al oeste y suroeste de Dallas-Ft. Vale la pena, pero que ahora trasciende cualquier límite geográfico preciso.

Y en la barbacoa del centro de Texas, la pechuga es el rey. La pechuga en el centro de Texas se sazona con un masaje seco, que a menudo consiste solo en sal y pimienta negra, se ahuma sobre roble y se prepara con poca o ninguna salsa. La carne se sirve en rodajas con lados de frijoles pintos, encurtidos, ensalada de papas y pan blanco.

Otro accesorio del centro de Texas son las salchichas de tripa caliente, hechas de carne de res, sal sazonada, pimienta y mucha pimienta de cayena y rellenas en una tripa natural de cerdo, luego ahumadas y finalmente asadas a la parrilla.

La siguiente variante principal es la barbacoa del este de Texas, que se parece más a la barbacoa de Carolina en su estilo, ya que incluye carne ahumada, generalmente de res, pero a veces también de cerdo, que se pica, se mezcla con una salsa dulce a base de tomate y se sirve en un panecillo. . Y al igual que en las Carolinas, las costillas de cerdo también están ampliamente disponibles en el este de Texas.

La barbacoa del oeste de Texas presenta pechuga de res untada en seco y costillas de res ahumadas con mezquite y, a veces, se la denomina "barbacoa de vaquero".

También hay una variante del sur de Texas que, debido a su proximidad a México, se conoce con el nombre en español barbacoa, y tradicionalmente exigía envolver la cabeza de una vaca en hojas de agave, cocinarla lentamente en un hoyo de carbón y servir la carne en tacos. Hoy dia barbacoa se prepara en ahumador y horno con resultados igualmente suculentos.

Platillo estrella: Pechuga ahumada frotada en seco y salchichas de tripa caliente


NYC Barbecue Guide: La mejor pista urbana de los Estados Unidos

Cuando 18 legendarios pitmasters de todo el país llegaron al Madison Square Park en junio para la Big Apple BBQ Block Party, hubo la sensación de que estaban brindando bondad humeante a los residentes de Gotham como una especie de programa de ayuda del Cuerpo de Paz de Cerdo. Pero, en realidad, cuando partieron al final del fin de semana, dejaron una excelente barbacoa para que los residentes de la ciudad de Nueva York la disfrutaran durante todo el año.

Danny Meyer and Kenny Callahan spearhead the annual Block Party, but they also run one of the best barbecue joints in town at Blue Smoke. Together, with the hip Jazz Standard downstairs, Blue Smoke is your one-stop shop for both smokin’ meat and music.

With two locations, Flatiron and Battery Park City, Blue Smoke offers excellent representations of regional barbecue styles along with some upscale goofs on traditional dishes like deviled eggs and salt and vinegar pork rinds. Thanks to their association with Mike “The Legend” Mills of 17 th Street Bar and Grill in Murphysboro, Illinois, Blue Smoke’s baby back ribs benefit from a liberal application of Mills’s Magic Dust seasoning. Even more spectacular are the Texas beef ribs that are seasoned as simply as imaginable with just salt and black pepper. You can save your secret rub recipes for barbecue competitions. Simpler is better when it comes to allowing the flavor of the meat come through, and Callahan clearly understands the concept of less is more with these delicious ribs.

Other New Yorkers swear by the ‘cue at Daisy May’s, another operation that pays homage to different barbecue styles from around the country at their cafeteria-style dining room and carry-out store at the corner of 11 th Avenue and 46 th Street. Daisy May’s also takes their show on the road with mobile BBQ carts to feed the teeming masses of Manhattan who can’t make it to Clinton for lunch.

Head chef Adam Perry Lang has shared some of his barbecue knowledge in his book BBQ 25: The World’s Most Flavorful Recipes Now Made Foolproof. This “BBQ survival guide” is even printed on heavy board paper guaranteed to survive any sauce or beer spills, so you’ll feel comfortable bringing it out to the grill or smoker while you work.

In the restaurant, Lang creates a menu that represents styles from North Carolina to Texas, with stops in Kansas City and Memphis along the way. Indeed, a tasting menu features geographic variety from Kansas City sweet and sticky ribs to Memphis-style dry rub ribs, Tennessee beer can chicken, Oklahoma beef ribs, Texas beef brisket and a helping of Carolina pulled pork. Served with the obligatory slab of spicy cornbread and three sides (called “fixins’” on the menu in a quaint nod to the more agrarian regions), this meal is like a $30 tour of the heartland for hungry New Yorkers.

A Virgil’s Real Barbecue, Artie Cutler decided to take that sort of tour himself before even starting up the restaurant. Chronicled in the old school placemats in the form of a map of Barbecutopia, Cutler took his management team on a pilgrimage through the Carolinas, Tennessee, Kentucky, Missouri and Texas to discover the best in regional barbecue styles to add to their new menu. After his neo-roadhouse opened in the heart of Times Square in 1994, Cutler began to share his version of Southern hospitality to tourists and locals alike.

From an Oklahoma “Flat Dog” to brisket, ribs and pulled pork, Virgil’s offers solid representations of the food he and his staff discovered during their sojourn. With fried chicken and catfish, chicken fried steak and sides like collard greens stewed with ham hocks on the menu, Virgil’s is a great place for homesick Southerners to get a little taste of home while being held prisoner of war on the bustling island. Take the placemat home with you as a good start to planning your own journey into the smoky underbelly of America.

John Stage makes no pretense of having any sort of the South in him. A straight-up Yankee from upstate New York, Stage started smoking meat in a 55-gallon drum he’d cut in half to create a mobile concession stand for gatherings of Harley riders that he was already attending as a motorcycle enthusiast back in 1983. It turns out that bikers love them some good barbecue, and Dinosaur Bar-B-Que nació.

After opening brick and mortar locations in several towns in the northern part of New York State, Stage finally set his sights on the big city in 2004. Recently, Dinosaur’s Harlem location was forced to move a few blocks from 125 th St. to 131 st St to make room for an expansion of Columbia University, but in the truly resourceful fashion of a man who got his start cooking in a recycled oil drum, Stage only closed the restaurant for three days to make the move.

Dinosaur fans enjoy massive racks of St. Louis cut ribs that would satisfy Fred Flintstone and a slow-smoked shoulder dish known descriptively and accurately as the “Big Ass Pork Plate.” Stage reaches out beyond just the traditional American styles with Korean beef ribs, a chicken steak served churrasco-style and even seafood options like Drunken Shrimp and BBQ Jerked Salmon.

Elizabeth Karmel is a rarity in the male-dominated barbecue industry, a female pitmistress who is regarded as one of the country’s experts on grilling and smoking, regardless of gender. The author of numerous cookbooks and a frequent contributor to cooking magazine and television shows, Karmel has even been invited to grill at the James Beard House. Fortunately, New Yorkers don’t need to try to wrangle an invitation to Jimmy Beard’s bungalow to experience her cooking thanks to her gig as Executive Chef at zona rural montañosa, Marc Glosserman’s restaurant dedicated to Austin, the barbecue and live music capital of Central Texas.

The custom meat-smoking room at Hill Country is filled with brisket, sausage and ribs being slow smoked over Texas post oak to create the most authentic experience possible outside of the Lone Star state. Served in the traditional butcher-style on sheets of paper and sold by the pound just like old-fashioned Texas meat markets, meat is served straight from the pit after being carved by professional pitmasters. Diners pay by the pound after making their choice of bread or crackers to use as a palette for Hill Country’s smoky masterpieces.

Karmel has also developed an outstanding menu of side dishes and desserts that feature other Texas regional favorites like Kreuz Market sausage, Big Red soda and Blue Bell ice cream. Add in a bar filled with longneck beers, bourbon and tequila, and a stage populated with the best in American roots rockers, and a visit to Hill Country is like a trip to Austin without having to mess with LaGuardia. Drop in for a Shiner Bock and a pound of sliced brisket.

Blue Smoke
116 East 27th Street
New York, NY 10016
(212) 447-7733


Drink: John Wilson's top tips to find the best value party wines

Christmas is coming and the party season is getting into full swing. If you are working on a budget, holding a party, or catering for large numbers of friends and relations over Christmas, buying wine can be a real challenge.

Most of the time, I tend to avoid writing about the very least expensive wines in this column. Part of my job, as I see it, is to tempt you to try something a little different and hopefully more exciting than your usual weekly purchase.

Sadly most of these wines cost more to produce and are therefore always going to be more expensive. As was made very clear prior to the budget, we have the highest duty on wine of any EU country.

When you buy a bottle of wine selling for €6.99, you are handing €4.50 straight to the Government. That leaves around € 2.49 for the retailer and producer, once they have looked after warehousing, shipping and other incidentals. Little wonder that most taste so boring.

As outlined here before, it is now possible to make soft, vaguely fruity wines, usually with a healthy dose of residual sugar to hide any deficiencies. A few stand out as being better than the rest, and a few are completely undrinkable. But the vast majority fall somewhere in between.

I have been to tastings held by three of the five major supermarkets in recent weeks. I have tasted hundreds of wines. It seems the levels of residual sugar are on the increase, with some wines, including a few reds, distinctly sweet. I suspect these are aimed at a generation reared on sweet drinks. I find them undrinkable.

There has been a welcome move from some supermarkets to increase their range to include some more expensive wines. If you pay a few euro more, there are some good wines to be found. But much of the time, at a higher price level, you may be better off going to an off-licence or wine shop.

The multiples all offer the well-known names such as Sancerre, Marlborough Sauvignon and Chianti, usually at cheap prices. However, the best producers in classic regions can usually sell their wine at higher prices, so you are unlikely to get a bargain here.

If you are prepared to switch to a lesser-known name, a good independent wine retailer will have a range of superior wines at the same price. These offer far better value. Of the multiples, O’Briens and Marks & Spencer are the most adventurous, offering a range that goes beyond the well-known names. The same independents will usually offer a decent house wine.

Most of you will already have a favourite style of wine. I find the best options for white wines tend to be those that have not been oaked – good oak is expensive and most of these wines will have been flavoured with oak chips or planks rather than aged in a barrique, which can cost up to €1,000.

Look out for Sauvignon Blanc (from Chile, Bordeaux or the Loire valley are my preferred options) Semillon, and unoaked Chardonnay. I also find the white wines of south-west France and Sicily can offer the best value.

Spain is one of the few regions that can produce decent inexpensive red wines. I have recommended the Aldi Toro Loco Tempranillo 2013, but on this occasion I enjoyed their Ribera del Duero – see below. This is one of the poshest wine regions of Spain, where you would normally expect to pay at least twice the €8 price on this bottle. Tesco also has a very decent version, Mayor de Castilla, for €10.

Otherwise, the vast La Mancha region produces large quantities of very gluggable Tempranillo, usually at very competitive prices. Other than that, I find Merlot and Cabernet from Chile can offer very good value some of the less expensive wines have less oak and a nice purity of fruit.

In the past I have recommended some inexpensive Côtes du Rhônes, however any that I have tasted recently were distinctly unimpressive.

This Christmas I would look to the Languedoc in the south of France, or the south of Italy. As with the white wines, I try to steer clear of red wines that have been aged in oak. Cheap oak is simply nasty, especially if you are serving the wine without food at a party.

I would also suggest buying wines with lower alcohol levels preferably 13-13.5 per cent.

John Wilson’s new book Wilson on Wine 2015, the wines to drink this year, published by Irish Times Books, is in bookshops now, priced €12.99

Buy it now with free postage and packing in the Irish Times bookshop


Your complete barbecue guide

Do a thorough safety check before christening a new barbecue or firing a steak on old faithful. Charcoal and gas varieties both need more than a quick wipe-down before using.

Clean-up for charcoal barbecues is minimal. Wash the kettle inside and out with warm soapy water, then follow these three easy steps:

  1. Clean food grate with a wire grill brush. Wash with warm soapy water and rinse. Brush grate with vegetable oil.
  2. Discard ashes from bottom of kettle. Fill with fresh charcoal just before using.
  3. Wash ash-catcher – it’s the small circular tray just below the kettle.

There are a variety of styles of gas grills, but the clean-up is basically the same:

  1. Replace propane hose if there are any cracks or holes.
  2. Clean burner tubes – insects love to nest inside them, which often leads to ignition problems. Remove knobs and screws from control panel, then lift off panel. Pull out tubes and insert a pipe cleaner or long stiff wire brush to free any blockages.
  3. Clean food grate with a wire grill brush. Wash with warm soapy water and rinse. Oil grate. Wash warming rack.
  4. Scrape up and discard accumulated “gunk” from bottom tray. Clean or replace grease catcher. Never line barbecue with foil grease can get trapped in creases and become a fire hazard.
  5. Replace any broken briquettes.
  6. Wash lid and outside with warm soapy water. Never use oven cleaners outside or inside a barbecue. They’re packed with industrial chemicals that may remove paint and taint food during cooking.

Experts have argued that there are no significant differences in taste between charcoal and gas – insisting that smoky barbecue flavour comes from juices that drip down and create smoke. So depending on your lifestyle, choose your grill accordingly:

Now that you’re all fired up, here are some barbecue must-haves to ensure safe and successful grilling.

Wide metal spatulas Good for turning burgers and fish

Long-handled tongs Handy for turning chicken, pork and lamb chops, steaks and veggies

Grill basket Perfect for grilling cut veggies and shrimp

Instant read thermometer A necessity for checking doneness of burgers and large roasts (both must be cooked to 160F/70C)

Sturdy brush Essential for basting and brushing on marinades and sauces

Long mitts and apron Vital for reaching over a hot grill and protection from saucy splashes

Water spritz-bottle Ideal for putting out sudden flare-ups

Chimney starter No-fail solution for firing up charcoal barbecues

Craving a juicy barbecued steak? Choosing the best one for the grill can be a daunting experience if you don’t know what you’re looking for or where to go. There are a wide variety of steaks on the market and all differ in price, taste and tenderness. And then there’s the lingo – supermarkets and butchers differ slightly in what they call a steak.

Supermarket savvy A few years ago, a government-approved naming system for beef cuts was designed to make identifying different cuts easier for the consumer. So at the supermarket, you’ll find packaged steaks labeled with the cut of meat followed by the appropriate cooking method. Steaks are divided into three categories: grilling steaks, marinating steaks and simmering steaks. For barbecuing, choose grilling or marinating steaks.

Butcher smarts The major difference when shopping at the butcher is that the steak name will not include a cooking method. For example, a steak labeled “rib eye grilling steak” from the grocery store will be called a “rib eye” at the butcher. Butchers mainly carry grilling and marinating steaks during barbecue season. They will also cater to your personal needs – cut an extra-thick strip loin and answer any questions about differences in cattle breeds. Some even dispense valuable grilling tips or their favourite recipe!

Steak cuts Depending on the cut, some steaks are naturally tender while others need marinating. Both can be delicious and it’s fun to experiment with different tastes and textures. Whether you take a trip to the grocer or butcher, here’s what to look for:

Grilling steaks These require no marinating but can benefit from spice rubs or sauces for a different taste. The most flavourful, tender and juicy steaks are “marbled” with thin veins of ivory-coloured fat evenly running throughout the meat.

Marinating steaks These are usually less expensive than grilling steaks and not as naturally tender. Marinating helps tenderize the meat and gives a flavour boost, too.


The United States of BBQ: The Best Barbecue From Each of the 50 States

Three decades ago, one would have been hard-pressed to compile a list of the best barbecue in each of the 50 states. America’s low-and-slow tradition was a highly regionalized practice mainly found in the South. Back then, asking a person to track down a single barbecue restaurant in states with little spiritual connection to the wood-burning pit—Connecticut, say, or North Dakota—was sending him on a fool's errand.

But these days, the problem is narrowing down the list. Barbecue has now won over fans all across the country, driven first by cable television and then by social media, which popularized the idea of “destination barbecue.” This cultural exchange has blurred regional boundaries, inspiring Carolina pitmasters to try their hand at Texas-style brisket, and those down in Texas to tackle whole hog. (And don’t get us started about the six packs of different sauces found on the tables at the places our friend John Shelton Reed has dubbed “The International House of Barbecue.”

On the plus side, though, it is now possible to find really good barbecue no matter where your travels may take you. Así que cuando First We Feast asked Daniel Vaughn and I to compile our picks for the best barbecue in each state, we pulled out our maps, scanned our sauce-stained eating logs, and decided, yes, we might actually be able to pull this thing off.

That doesn’t mean it was easy. Quality barbecue is still not distributed equally throughout the country, and trying to pick just one “best” in barbecue-blessed states like Texas and North Carolina is bound to be arbitrary and capricious. For such states, we homed in on the joint that, in our minds, most completely encapsulates the unique style and traditions of its particular region—the style of cooking, the type of sauce, and the legacy the restaurant represents.

And then there are places like Alaska and Utah. It’s not for lack of trying, but even between the two of us we’ve not yet managed to canvass the barbecue in every single state in this big nation. So we leaned upon our a few trusted friends and fellow food writers for nominations for the more out-of-the-way corners of the country.

Local partisans, we are sure, will quibble with our picks, but that comes with the territory when you start ranking barbecue. We do feel confident about one thing, though: If you go and eat at any one of these spots, you’re bound to have a memorable meal.


The flavours

Of course, actually cooking barbecue is only half the battle – it’s the marinades, sauces and other ingredients you pair with the main protein that make it stand out, particularly in Chinese barbecue. By far the most popular way of preparing Chinese barbecued pork is char siu from Hong Kong, which involves marinating cuts of belly, loin or shoulder in a bright red sauce made with honey, five-spice, soy, hoisin and fermented bean curds (you can also get very good ready-made marinades which save a lot of time when preparing char siu at home form companies such as Lee Kum Kee). Chicken is often served with a simple soy sauce or a combination of ginger and spring onions, while duck is cooked until crisp and (particularly in the West) served with hoisin sauce.

Generalmente hablando, shaokao skewers from northern and western parts of China will be marinated in light soy sauce, often with plenty of chilli and spices such as cumin to complement the smoked flavour of the meat. Further south – particularly in Cantonese cooking – sweeter and more umami flavours tend to replace the fiery heat of chilli. That means hoisin and oyster sauces are used to bring out the flavour of the meat and fish, with dark soy sauce adding a more prominent punch of saltiness.

These methods of amplifying the inherent flavour of barbecued meats aren’t just found in China they’re replicated across the world. In the US, low-and-slow barbecue often involves rubbing the meat with a mixture of salt, spices and brown sugar, and classic British choices like burgers and sausages are adorned with sweet and tangy ketchup or fiery mustard. As British home cooks start to experiment more and more with international flavours when barbecuing in their back gardens, ingredients like soy sauce, chilli oil, hoisin, oyster sauce and other Chinese standbys provide an easy way to incorporate the flavours of the country’s beloved barbecue with ease.


Ver el vídeo: Tres vinos buenos y económicos para estas fiestas (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Calibum

    la excelente respuesta, los felicito

  2. Tilton

    Lamento no poder ayudarte. Creo que encontrará la decisión correcta aquí.

  3. Garvey

    Quiero decir, permites el error. Puedo probarlo. Escríbeme en PM, lo manejaremos.

  4. Adalwine

    Me suscribo a todo lo anterior. Discutamos este tema. Aquí o en PM.



Escribe un mensaje